Moda o Necesidad

Escrito por lelaila_lia.

La moda, el mejor escaparate de la situación social, ¿Negocio o arte? ¿Moda o necesidad?

Desde cultura fosforita lanzamos este debate, pero para que podamos opinar, nunca está de más  conocer algunas pinceladas de su historia:

La moda, una de esas cosas que parece haber estado siempre presente en las sociedades civilizadas porque, para nosotros, ¿cómo sería posible haber vivido en sociedad sin vestirnos?
Se remonta a la época de la civilización egipcia, donde se utilizaban telas y joyas para adornar los cuerpos de los faraones y se creaban prendas útiles para proteger la piel de los campesinos que trabajaban de sol a sol, Las mujeres egipcias usaban tizas negras para maquillar sus ojos: ya que el negro en el párpado, protegía los ojos del intenso sol del desierto egipcio.
¿Moda o necesidad?

De las túnicas de lino y sandalias doradas de los faraones a los corsés de María Antonieta: en el Siglo XVIII, las mujeres de la corte ilustrada francesa, blanqueaban sus rostros con una mezcla de yeso y se subían por primera vez a unos tacones, de hasta 13 centímetros. Los vestidos podían llegar a pesar kilos y los tocados podían tener hasta un metro de altura. Los hombres, por su parte, lucían medias, vestían zapatos de tacón y todos llevaban pelucas con bucles. Era la época del lujo, del exceso, del despilfarro, y en la corte, servía para demostrar la clase social a la que uno pertenecía.
¿Moda o necesidad?


En la 1ª mitad del siglo XIX los hombres habían ocupado un lugar muy secundario en el juego de la moda.  Hasta que apareció Georges Brummell, conocido como el primer Dandi, decían de él que era un sibarita apasionado por el arte, pero la realidad es bien distinta. Brummell era un joven bastante humilde, de familia pobre, que aprovechaba las circunstancias para sacar beneficio propio, vivía para vestirse y así consiguió con su elegancia, su saber estar, porte y estilo, hacerse un hueco en la aristocracia londinense. Así nació el dandismo: otra vez podemos decir, ¿Moda o Necesidad?


Llegamos a la 2ª mitad del siglo XIX con Charles Frederic Worth y la alta costura, el modisto que cambió las costumbres, en vez de que los modistos se desplazaran a las casas de sus clientas para confeccionarles las prendas de ropa a medida, hizo que las clientas se desplazaran a su maison para observar las colecciones que creaba anualmente. Fue el primero en organizar desfiles en su casa, el primero en coser una etiqueta con su nombre en una prenda de ropa y el primero en  hacer del arte del modisto un negocio.

Siglo XX: La nueva era de la moda: de el corsé a las medias de nylon (material destinado en principio para reforzar los paracaídas). Con la sacudida de la 1ª guerra mundial las mujeres abandonan el corsé, con el objetivo de integrarse en el mundo laboral se enfundan en vestidos rectos que disimulan totalmente los rasgos femeninos, para conseguir, en cierto modo, ocupar el puesto de los hombres en la sociedad, ¿Moda o Necesidad?


Saliendo de la decadencia de la guerra, llegan faldas más cortas y nuevamente las siluetas femeninas, renace con este nuevo estilo, la feminidad  y el glamour, con vestidos vaporosos que envuelven el cuerpo de la mujer sin oprimirlo, dejando al descubierto sus curvas naturales, Madeleine Vionnet con sus vestidos al bies Y  Gabrielle “Coco” Chanel, revolucionan la indumentaria femenina defendiendo, ante todo, la comodidad y la elegancia como iconos de estilo que marcan esta época de liberación y soltura. ¿Moda o necesidad?



Años 50: Tras la 2 ª guerra mundial sigue un periodo de sobriedad, los ánimos y la industria deben recuperarse poco a poco. Pero en esta ocasión, la recuperación es mucho más rápida gracias al conocidísimo Christian Diör, que presenta la silueta New Look: una mujer ultrafemenina, con trajes y vestidos que marcan el pecho, se ciñen a la cintura y caen en forma de embudo hasta media pierna: 100% sensualidad y elegancia. Nace la mujer Dior, que le pone al mal tiempo buena cara.: ¿Moda o Necesidad?


De los años 60 a los 80: La rebeldía del estilo en respuesta a los cambios sociopolíticos de todo el mundo que provocan un cabio generacional. Los jóvenes se adueñan del mundo, y este sólo gira en torno a ellos. La moda se convierte en una verdadera herramienta de protesta y rebeldía. ¿Moda o necesidad?


Años 80 y 90: Empieza el culto al cuerpo
Es la era de los yuppies y de las top models de las hombreras y de las “armas de mujer”: es la época en la que las mujeres mandan y ordenan subidas a unos tacones de aguja. Todos quieren un cuerpo 10 para enfundarse en unos vaqueros Calvin Klein, la androginia llega y los esquemas del mundo del a moda se rompen con Kate Moss, que desató debates en todo el mundo acusada de fomentar la anorexiaentre las adolescentes con su imagen. Niñas que comienzan a ser adolescentes, “mujeres a medio terminar” (como decía mecano en la canción “La fuerza del destino del disco Descanso dominical” . Niñas que comienzan sus carreras a los 14 años y son demasiado mayores para este oficio a los 28.

En los años 90 los diseñadores llegados de Japón y de la escuela de Amberes empiezan a instaurar el feísmo que defende la moda como un medio de expresión y defiende que las exigencias de belleza impuestas por la sociedad, sólo empobrece la creación artística que se puede llevar a cabo a través de la moda. Otra vez se nos plantea la misma pregunta moda o necesidad, negocio o arte? Rei Kawakubo, con la marca Comme des garçons, y Yohji Yamamoto, son los representantes de esta corriente alternativa en la que el negro, las prendas desestructuradas y las formas exageradas son señas de identidad.

Año 2000 siglo XXI, los “dioses” las “celebrities” el “lujo”, un lujo dirigido por un grupo de jóvenes talentos (a excepción de algunas figuras como Lagerfeld, Gaultier  o McQueen), que conocen las tendencias mejor que nadie, que se mueven en el círculo social de las altas esferas y que ocupan el puesto de directores creativos de firmas de gran renombre. Karl Lagerfeld (Chanel), Marc Jacobs (Louis Vuitton), John Galliano (Dior), Nicolas Ghesquière (Balenciaga), Stefano Pilatti (Yves Saint Laurent) y Alber Elbaz (Lanvin) son sólo algunos de los genios que saben qué es lo que mueve nuestro mundo:exclusividad y precios desorbitados, mientras que otras grandes firmas venden la idea de lujo a precio medio.

Son muchas las cadenas de ropa implantas en todo el mundo ofreciendo nuevas prendas al público cada dos semanas. Lo cierto es que si las prendas surgieron en el principio de los tiempos como un modo de cubrir necesidades físicas como el frío, hoy son mucho más que eso.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>